Las redes sociales, ese gran universo al que no debemos temer más que a un cuchillo jamonero: